Proveedores
¿Aún te pica la curiosidad? Visita su pagina web: www.latrinitaine.com
Más allá de una historia escrita por una misma familia durante tres generaciones (la familia PETIT) Galletas La Trinitaine se esfuerza desde hace 60 años para cumplir sus valores, su experiencia y su tradición bretona.  Desde 1955, la Trinitaine pone toda su experiencia y creatividad en la producción de galletas de mantequilla pura. Desde las galletas y los palets se añadieron muchas especialidades: magdalenas, bizcochos, pasteles rellenos... En 2015, 60 años después, la tercera generación de PETIT continúa desarrollando la empresa mediante la inversión en investigación e innovación y con la apertura de nuevas tiendas y mercados. En un mundo cambiante, estos 60 años de existencia, han sido una prueba de un sólido modelo económico y social, basado en valores: respeto a los sabores y recetas, la selección exclusiva de materias primas  de gran calidad (Bretaña y Francia), optimizar la seguridad alimentaria, aumentar la inversión de proximidad y respetar todas las relaciones humanas. La Trinitaine sigue siendo una de las últimas fábricas de galletas francesas de este tamaño que han conservado su independencia y un patrimonio gastronómico precioso.
Algunos de sus productos:
Sus tradicionales galletas de Bretaña
Proveedores
¿Aún te pica la curiosidad? Visita su pagina web: www.latrinitaine.com
Más allá de una historia escrita por una misma familia durante tres generaciones (la familia PETIT) Galletas La Trinitaine se esfuerza desde hace 60 años para cumplir sus valores, su experiencia y su tradición bretona.  Desde 1955, la Trinitaine pone toda su experiencia y creatividad en la producción de galletas de mantequilla pura. Desde las galletas y los palets se añadieron muchas especialidades: magdalenas, bizcochos, pasteles rellenos... En 2015, 60 años después, la tercera generación de PETIT continúa desarrollando la empresa mediante la inversión en investigación e innovación y con la apertura de nuevas tiendas y mercados. En un mundo cambiante, estos 60 años de existencia, han sido una prueba de un sólido modelo económico y social, basado en valores: respeto a los sabores y recetas, la selección exclusiva de materias primas  de gran calidad (Bretaña y Francia), optimizar la seguridad alimentaria, aumentar la inversión de proximidad y respetar todas las relaciones humanas. La Trinitaine sigue siendo una de las últimas fábricas de galletas francesas de este tamaño que han conservado su independencia y un patrimonio gastronómico precioso.
Algunos de sus productos:
Sus tradicionales galletas de bretaña