Proveedores
Las “gaufrettes amusantes” Debemos este gofre a Eugène Blond, hijo de una familia de pasteleros en Saint- André, cerca de Lille en Francia. La tienda abrió sus puertas en 1894 para la fabricación de galletas cubiertas de chocolate para la merienda de los niños, por no hablar de los gofres rellenos muy tradicionales en esta región. Eugène Blond, gracias a su intuición, creó un producto fino y refinado que ganó gran popularidad a finales del siglo pasado. El gofre se autoproclama “amusante” (divertido) y se convierte en el producto de referencia de la marca que no escatima en los recursos, como por ejemplo marcando la superficie de cada gofre con un pequeño mensaje de buen humor. Debieron diseñar un horno especial, que fue fabricado en París, un horno que todavía utilizan al día de hoy en la fábrica. Tras Eugène, su hijo Pierre y su nieto Didier tomaron el relevo de la empresa hasta 1995. La compañía Eugène Blond tuvo que tomar un receso debido a que la pequeña empresa familiar se vio incapaz de competir con los gigantes que invadieron los lineares de los supermercados, el creciente consumismo de la sociedad y la industrialización de la fabricación de los productos. En 1998 Vincent Duprez, director de “Le Comptoire des Flandres”, revive la empresa de Eugène Blond gracias a su atractivo comercial por su tradición y su autenticidad. Gracias a Josette, la empleada más antigua de Eugène Blond, se pudo transmitir todos los secretos de la receta auténtica y de la fabricación de los gofres rellenos. La rehabilitación de la marca está en marcha y ¡es todo un éxito! La magia opera de nuevo porque la historia de la propia marca se respeta escrupulosamente con su nuevo líder. Hoy se puede encontrar Eugène Blond en las grandes superficies más reconocidas de Francia como L’epicerie du Bon marché o también en les Galleries Lafayettes y muchos más.
¿Aún te pica la curiosidad? Visita su pagina web: www.eugeneblond.fr
Algunos de sus productos:
¡Los gofres de toda la vida!
Proveedores
Las “gaufrettes amusantes” Debemos este gofre a Eugène Blond, hijo de una familia de pasteleros en Saint-André, cerca de Lille en Francia. La tienda abrió sus puertas en 1894 para la fabricación de galletas cubiertas de chocolate para la merienda de los niños, por no hablar de los gofres rellenos muy tradicionales en esta región. Eugène Blond, gracias a su intuición, creó un producto fino y refinado que ganó gran popularidad a finales del siglo pasado. El gofre se autoproclama “amusante” (divertido) y se convierte en el producto de referencia de la marca que no escatima en los recursos, como por ejemplo marcando la superficie de cada gofre con un pequeño mensaje de buen humor. Debieron diseñar un horno especial, que fue fabricado en París, un horno que todavía utilizan al día de hoy en la fábrica. Tras Eugène, su hijo Pierre y su nieto Didier tomaron el relevo de la empresa hasta 1995. La compañía Eugène Blond tuvo que tomar un receso debido a que la pequeña empresa familiar se vio incapaz de competir con los gigantes que invadieron los lineares de los supermercados, el creciente consumismo de la sociedad y la industrialización de la fabricación de los productos. En 1998 Vincent Duprez, director de “Le Comptoire des Flandres”, revive la empresa de Eugène Blond gracias a su atractivo comercial por su tradición y su autenticidad. Gracias a Josette, la empleada más antigua de Eugène Blond, se pudo transmitir todos los secretos de la receta auténtica y de la fabricación de los gofres rellenos. La rehabilitación de la marca está en marcha y ¡es todo un éxito! La magia opera de nuevo porque la historia de la propia marca se respeta escrupulosamente con su nuevo líder. Hoy se puede encontrar Eugène Blond en las grandes superficies más reconocidas de Francia como L’epicerie du Bon marché o también en les Galleries Lafayettes y muchos más.
¿Aún te pica la curiosidad? Visita su pagina web: www.eugeneblond.fr
Algunos de sus productos:
Los waffer de toda la vida!